"La Pluralidad es Nuestra Carta de Presentación"

La Pluralidad es Nuestra Carta de Presentación
Nada se parece más al pensamiento mítico que la ideología política. Levi Strauss


lunes, 5 de noviembre de 2012

¿Fueron los primeros mamíferos más grandes de lo que hasta ahora habíamos asumido?


¿Fueron los primeros mamíferos más grandes de lo que hasta ahora habíamos asumido?

Área: Genética — Lunes, 29 de Octubre de 2012 
 
Foto
Según un estudio genético el antepasado de todos los mamíferos pudo pesar como mínimo un kilo y vivir 25 años.

Los humanos tenemos muchos prejuicios y éstos afectan la visión que tenemos del mundo. Independientemente de nuestra educación y personalidad ninguno nos podemos librar de todos los prejuicios. Algunos de ellos son predisposiciones con las que nacemos, entre otras cosas porque en el pasado ayudaron a nuestra especie a sobrevivir. Así por ejemplo tendemos a ver pautas en donde no las hay y nuestro cerebro tiende a dotar de sentido cualquier cosa. Puede que incluso el sentimiento religioso provenga de algún modo de algunos de estos factores. 

Uno de los prejuicios más importantes, y que pasa más desapercibido. A veces se cree que todas las cosas de la naturaleza actúan con alguna intención o fin. Es como si la Naturaleza, el tiempo atmosférico o un volcán tuvieran algún tipo de voluntad tal y como, supuestamente, tenemos nosotros. Es de suponer que en la sabana africana era de mucha utilidad calcular las intenciones de un león o los próximos movimientos de una gacela. Esto nos habría facilitado nuestra supervivencia, pero condicionado nuestro pensamiento. La buena noticia es que la formación científica de las personas tiende a reducir este fenómeno psicológico sobre las intenciones de la Naturaleza.


El Universo no tiene ningún fin, meta o voluntad. El Universo siempre es ciego a nuestros deseos e indiferente a nuestro sufrimiento. No existe ninguna justicia cósmica. Sólo existe la justicia que los humanos logramos conseguir con nuestras acciones., algo que tenemos que tener muy en cuenta en los tiempos que corren.

La evolución no tuvo como fin engendrar a los humanos. Ni la desaparición de los dinosaurios fue un truco para que evolucionáramos nosotros. La evolución tampoco tiene voluntad, ni meta, ni fin. Es simplemente presa la contingencia y de las leyes darwinistas.

Tendemos a creer que los dinosaurios eran seres “primitivos” y que los mamíferos eran seres más “evolucionados”. Pero ese concepto de “más evolucionado” no existe. Puede haber seres más complejos que otros, especies que han cambiado más que otras a lo largo del tiempo, pero todas las especies de la actualidad están igualmente evolucionadas. Un canguro, un equidna, una orquídea, un humano o una bacteria actuales han evolucionado lo mismo.

El panorama cretácico que se suele dibujar es que los dinosaurios reinaban sobre la Tierra, mientras que los mamíferos de la época eran unos seres pequeños de hábitos nocturnos que habitan en las migajas del ecosistema que no eran ocupadas por los dinosaurios. Esto siempre ha supuesto cierta cura de humildad para los humanos. Después de la extinción del Cretácico los dinosaurios desaparecieron para siempre y esos pequeños mamíferos crecieron y se diversificaron hasta heredar el mundo.

Sin embargo, el registro fósil nos dice que algunos mamíferos de tamaños superiores compartieron el mundo con los dinosaurios. Hasta ahora se creían que estos mamíferos de mayor tamaño también desaparecieron junto a los dinosaurios y que todos descendemos de esos mamíferos pequeñitos.

Ahora un estudio genético sugiere que los antepasados de los actuales mamíferos que sobrevivieron a la extinción pudieron tener el tamaño de un pequeño mono.

Nicolas Galtier, del Instituto de Ciencia Evolutiva de Montpellier, y sus colaboradores se han fijado en rasgos comunes de los genomas de 36 especies de mamíferos modernos para así poderse hacer una idea del animal del que todos descendemos.

Obviamente es imposible reconstruir al detalle a ese ancestro, pero es posible averiguar algunas propiedades como el tamaño o la esperanza de vida. Según sus conclusiones el antepasado de todos los mamíferos actuales pesaría como mínimo un kilo y vivirían unos 25 años.

Pero algunos paleontólogos no están de acuerdo con este resultado, sobre todo por lo que nos dice el registro fósil. En el registro fósil se ve cómo los mamíferos modernos descienden de un grupo de animales pequeños similares a los roedores que se diversificaron y radiaron después de la extinción de los dinosaurios. Galtier replica que el registro fósil es incompleto y puede que esos mamíferos de mayor tamaño no hayan dejado fósiles.

Quizás un día de estos salte la sorpresa y encontremos uno de estos animales en el registro fósil. No estaría nada mal. La ciencia, incluso la Paleontología, avanza algunas veces gracias a las sorpresas. 

Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3948

Fuentes y referencias:
NewScientist.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En +Antropología estamos sumamente agradecidos de tu participación y comentarios, además de invitarte a contactarte directamente con nosotros a través de nuestro Correo electrónico masantropologia@gmail.com o nuestro Twitter @MasAntropologia. Si deseas que publiquemos algo de tu autoria o recomendación, por favor, haznoslo llegar por estas vías, con tus datos de contacto. Lo integrantes del grupo revisaran tu información a la brevedad posible para su debida publicación. Gracias por seguirnos y colabor con este proyecto de difución Antropológica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

Recibir Nuevos Post en tu Correo